El 9 de mayo de 2017 Manu Ginóbili “peinaba” al filo del cierre a James Harden en el quinto juego de las semifinales del Oeste, asegurando con ello el triunfo de San Antonio 110-107 ante los Houston Rockets.

El tapón desde atrás de Manu quedó en la historia de la NBA y anoche Harden se visitió de Ginóbilli para impedir un over time  ante Oklahima City Thunder, logrando de los Rockets se impusieran por un estrecho 104-102.

La noche de Harden fue extraña y mala en números, ya que nunca se encontró con su juego y la muñeca no estaba prendida como en otras jornadas.

El Barba, quien ha sido el máximo anotador de la NBA en cuatro de las últimas seis temporadas, había convertido solo 13 puntos en 36 minutos de juego.

Pero el destino hizo lo suyo y en el desenlace convirtió 4 puntas más, además de repartir 3 asistencias.

Sin embargo había algo más.

A segundos de que sonara la chicharra se puso la capa de héroe y le puso un tapón clave a Luguentz Dort, asegurando los boletos de la semifinal, donde se medirán ahora con Los Ángeles Lakers.

Por PSN

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *