Literalmente Jimmy Butler “se echó el equipo al hombro” y fue vital para el triunfo de Miami Heat 115-104 ante Los Angeles Lakers, dejando las Finales de la NBA 1-2.

Butler cerró la noche con un triple-doble de 40 puntos, siendo clave para Los Heat ante la ausencia por lesión de Bam Adebayo y Goran Dragic.

El ex Philadelphia hizo de todo y estuvo en todas las facetas del juego: Anotó, reboteó, asistió, defendió, sacó faltas…y todos los movimientos ofensivos de su repertorio.

Además de los 40 puntos, Butler aportó además 13 asistencias y 11 rebotes, lanzando 14-20 de cancha (todos dobles) y 12-14 en libres.

A esto hay que agregar 2 robos y tapas, siendo el tercer jugador de la historia de la NBA en conseguir un triple-doble en Finales.

Otro hombre importante en Los Heat fue Kelly Olynyk: anotó 17 puntos y tomó 7 rebotes, con un 5-9 de cancha, 3-5 en triples y 4-4 en libres.

Y es que aunque los Lakers volvieron a dominar el tablero ofensivo (11-3), esa diferencia tuvo un peso muchísimo menor al de las dos jornadas anteriores. De hecho, los de Vogel consiguieron solo 6 puntos de segunda oportunidad, contra 5 del Heat. Además, Miami ganó con claridad en el área puntos en la pintura (52-34), en una noche en la que por fin pudieron contener a Anthony Davis.

Por su parte, Anthony Davis se cargó de faltas y solo sumó 15 puntos y 5 rebotes.

LeBron James, en tanto, estuvo opaco, aunque anotó 25 puntos, 10 rebotes y 8 asistencias, no se vio tan resuelto como en los dos juegos iniciales. La clave de esto, la defensa de Miami Heat que funcionó como reloj suizo.

Por PSN

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *