Un complejo panorama administrativo y jurídico laboral está enfrentando el seleccionado chileno, Ignacio Carrión, quién acusó a su ex club Leones de Quilpué de intentar retenerlo, pese a su renuncia que presentó en septiembre pasado.

Tras integrarse a Platense en la LNB Argentina y marcar 11 puntos en su debut, Carrión sigue manteniendo un partido fuera de la cancha con su anterior equipo, en especial con su presidente, Carlos Saavedra.

En conversación con Pasión Naranja (PSN), Carrión denunció que no firmó el finiquito que Leones de Quilpué debido a que en el documento se establecía que la relación entre él y el club se mantenía bajo un régimen de contrato civil (prestación de servicios).

“Yo firmé un contrato el 2016 cuya duración era hasta el 2022. En el 2018 hubo un anexo contrato, pero en ninguna parte hay una clausula de salida. Es un contrato que se rige por la ley laboral chilena y donde tenía la libertad para renunciar”, detalló el jugador desde Buenos Aires.

Renuncia y finiquito

Con fecha 14 de septiembre de 2020, Ignacio Carrión, firmó su carta renuncia con copia a la Inspección del Trabajo, la que fue enviada al club bajo carta certificada, siendo recepcionada por la administración de la entidad deportiva.

Tras el aviso de su determinación (con 30 días de antelación, de acuerdo a la norma), la relación entre Carrión y Leones de Quilpué se transformó en “un tira y afloja”, debido a que Carlos Saavedra tenía otra interpretación de la relación laboral que había entre las partes.

Según contó el jugador, Saavedra le manifestó que a contar de ahora regía una especia de contrato de régimen civil, por lo que el vínculo deportivo-laboral se mantenía, pero bajo otros parámetros.

Luego de semanas de espera, finalmente Leones de Quilpué le avisó al seleccionado que su finiquito estaba en una notaria y que podía ir a firmarlo.

Sin embargo, al llegar al lugar Carrión se dio cuenta que el documento tenía “letra chica”, por lo que le envío fotos del texto a su abogado, quien le dijo que no lo firmara.

“Si lo firmaba reconocía que seguía existiendo una relación laboral bajo el régimen de contrato civil”, aseveró el jugador de Platense, quien agregó que Saavedra no quiere “perder ni pan ni pedazo”.

“Me quiere amarrado”, dijo Carrión a PSN.

LOC

Tras esta situación, el jugador junto a su abogado y el representante del seleccionado, Aníbal Pawlik, enviaron toda la documentación a Febachile, además de una carta donde explicaban todos los pasos que habían seguido.

Sin embargo, Leones de Quilpué solicitó a la federación, a través de una misiva, que no se envíe el LOC (Carta de Autorización) a la Confederación Argentina de Básquetbol (CABB), argumentando que Ignacio Carrión aún es jugador del club.

“No sé si es un capricho de Carlos Saavedra”, reflexionó el deportista a PSN, quien reveló que el club solo está dispuesto darle una especie de permiso hasta el mes de enero de 2021, donde se inicia la Copa Chile de Transición de la LNB.

El jugador de Platense pidió a Febachile ser claro sobre qué postura tomará en su caso.

“Yo soy un jugador libre y espero que la federación libere mi pase”, declaró el seleccionado chileno.

Sobre esta situación, su representante recalcó que ellos hicieron los trámites respectivos para que el jugador tenga su autorización de trabajo en Argentina.

“Todo está en regla en este aspecto”, dijo Aníbal Pawlik.

Febachile y Leones de Quilpué

En relación a este caso, desde Febachile expresaron que hasta el minuto han cumplido con los plazos y que se ha respetado el proceso, anunciando que este lunes 9 de noviembre emitirán un comunicado al respecto.

Por último, PSN pidió la postura de Leones de Quilpué a su presidente, Carlos Saavedra, no recibiendo respuesta al cierre de esta nota.

Por PSN

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *