Derrota como la sufrida esta tarde por Chile ante Venezuela duelen más, pero a su vez provocan maduración de golpe y enseñanzas para evitar futuros errores en momentos clave.

La mezcla de todo lo anterior se traduce posteriormente en el “oficio”.

Y es que Chile careció de este elemento cuando estuvo 4 puntos arriba a resta de 2:11 para el final del 4C, donde perdió un balón en ofensiva.

Luego tuvo el tiro final (estaban a 64) para sellar el triunfo, pero otra vez hubo una mala decisión cuando faltaban 9 segundos para la chicharra del cierre.

Así se fueron al primer Over Time, donde otra vez la Roja Cestera desaprovechó una ventaja de 7 puntos con 1:42 por jugar, cometiendo desinteligencias en el ataque y en la salida.

Venezuela aprovechó el desequilibrio chileno y empató el juego a 74 a 30 segundos para la bocina.

En el segundo OT Chile estuvo en el partido solo dos minutos, no pudiendo aguantar la arremetida venezolana, que manejó mejor los tiempos y fue más eficaz en ofensiva, aprovechando además los errores no forzados de la Roja Cestera.

Al final un 86-77 doloroso para la Roja Cestera ya que al igual que ante Argentina, pudo cerrar el encuentro en el último cuarto de otra forma y con más sangre fía e instinto matador.

Sin embargo, estas cualidades se van forjando tras este tipo de derrotas, que duelen más cuando se sabe el destino estuvo en tus manos.

El balance de este ventana FIBA es más que positivo, ya que se concretó en cancha lo que pregonó el entrenador Cristián Santander: “Queremos ser competitivos”.

Esto Chile lo consiguió con creces y los jugadores llamados a generar ese paso de calidad respondieron, como Manny Suárez y Nicolás Carvacho, que llevó al resto de los seleccionados a sacar lo mejor de cada uno en esta ventana FIBA.

También es destacable el trabajo físico y la recuperación de los jugadores en todo aspecto, ya que muchos no tenían partido desde hace ocho meses.

Como dicen los hinchas “hay equipo” y sobre todo existe un proceso que más temprano que tarde dará sus frutos, donde se saboreará lo dulce de una victoria.

Para el cierre, una frase que puede sintetizar lo vivido este fin de semana en Buenos Aires:

“Yo ahora ya sé que nada los serena, porque se mataron por el partido, lo merecieron y no lo consiguieron. Acepten la injusticia que todo se equilibra al final”. Marcelo Bielsa, entrenador.

Acá estadísticas del partido: http://www.fiba.basketball/es/americup/2022/qualifiers/game/3011/Venezuela-Chile#tab=play_by_play

Por PSN

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *